Ausencia de pago, precariza trabajo de artistas locales en Ella México Lesbian Festival



Luego de un año siete meses de la crisis sanitaria por Coronavirus en el mundo, en Mérida, Yucatán, comienzan a reactivarse los espacios artísticos y culturales que habían estado cerrados desde el inicio de la emergencia, siendo éste sector uno de los más afectados en México y el mundo. En ese contexto, en la capital yucateca se anuncia la realización de la segunda edición en el país del Ella México Lesbian Festival, con la participación de mujeres diversas con reconocimiento nacional e internacional, así como dj’s y algunos elencos locales, sin embargo las yucatecas no serán remuneradas.


Actualmente, la institución de cultura estatal desarrolla un programa de capacitación con talleres y cursos con la intención de “profesionalizar” al sector artístico cultural yucateco para que gestionen su trabajo de manera más efectiva, es desde esta óptica, que resulta contradictorio que instituciones estatales promuevan la participación de artistas locales sin que sean remuneradas económicamente por su trabajo, precarizando aún más a la ya lastimada comunidad artística yucateca.


Ella México Lesbian Festival es la edición mexicana de dicho festival que tuvo su primera versión en el 2019 en Madrid, España, se ha realizado también en Francia, Davos, Mallorca, Colombia, Costa Rica y México, en San Miguel de Allende, Guanajuato, está dirigido específicamente a la comunidad de mujeres LBTQ+, de acuerdo con el sito web del festival.


Se trata de una iniciativa privada dirigida a un sector con un nivel socioeconómico alto, apoyada por empresas locales consolidadas con un claro objetivo de impulso turístico y económico en la entidad más allá de las reinvindicaciones de la comunidad LBTQ+, su programación no incluye a mujeres activistas y artistas locales, no por falta de invitación, algunas de ellas rechazaron estar en el festival al saber que la participación de las artistas locales no sería remunerada, cuando los costos de acceso son de seis mil 800 en acceso general, ocho mil 500 el VIP nacionales y 585 dólares para países “no latinos”, incluyen en sus diferentes modalidades: fiestas, conciertos, cocteles y charlas, actividades como meet and greet, tours a la playa, en la ciudad, networking, Queer Fashion Show y otras, tienen costos separados.


Con un evento de esta magnitud, es irresponsable solicitar a las artistas locales que se adhieran a la programación bajo la falsa idea de que presentarse en este tipo de eventos en de por sí un pago, ya que se obtendrá promoción y difusión de su trabajo, si bien esto es una posibilidad, al no remunerar económicamente a las artistas locales se les precariza y no abona a la profesionalización del sector, pues en esta situación, las artistas terminan “invirtiendo” (gastando) por "estar" en este tipo de foros y no necesariamente les representa, por ejemplo, que las contraten para eventos futuros.


Si bien el Festival dejará una derrama importante para el sector turístico, de transporte, así como a las empresas locales que participan, no representa un espacio para la difusión de las artistas locales integrantes de la comunidad LBTQ+ de Yucatán, se convierte pues, en un espacio de exclusión que folcloriza la diversidad, donde se acentúan las diferencias socioeconómicas y al parecer, esa es la intención.


Sandra Gayou Soto

Afrodita Magazine.

Septiembre, 2021.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo