Música indie en el Sureste

Actualizado: 28 ene

Caribe Mexicano, anécdotas de eventos en una nueva época


Desde el mes de agosto se reanudaron los eventos de todo tipo de espectáculo, obviamente con las limitaciones de acceso y aforo. Algunos bares y restaurantes se aventuraron a llamar a las bandas de música en vivo o a aceptar la organización de eventos en sus espacios. Entre foros, bandas y público nos fuimos acomodando de nuevo a las salidas y regreso a la vida presencial y a la convivencia en torno a la música.

Debido a la invitación de la producción del Indie Fest de Campeche, en esos meses empezamos a planear la organización del Día Cero, que serviría como show previo al propio festival que se celebraría el día 3 de diciembre de forma presencial según nuestros cálculos del semáforo de movilidad del gobierno federal. Esta edición del festival prometía ser uno de los mejores festivales ya que después del aislamiento por la pandemia se generó gran expectativa no solo por ser el primer evento de este tipo en Campeche sino porque iba a reunir a muchas agrupaciones regionales las cuáles siempre están interesadas por participar en el festival.

Desgraciadamente el Indie se tuvo que realizar nuevamente de forma virtual. Sea cual sea la razón, el apoyo federal para realizarlo (como cada año) no llegó y por lo tanto se tuvieron que tomar decisiones en torno al Día Cero ya que el interés que teníamos por no dejar pasar un año más sin el evento en vivo nos hizo reagendar para finales de enero en vez de cancelar, al menos el Día Cero. En diciembre los Dead Leaf Echo (Nueva York) habían avisado que estarían de gira por Centroamérica lo cual abría la posibilidad de su participación, de igual forma Kill Cobra había agendado esas mismas fechas para presentar su nuevo tema con Max Chinasky; con todo ello, se dio la oportunidad de hacer una gira de presentaciones en nuestras ciudades, Cancún, Mérida y Campeche (luego se unió Adiós Rinoceronte organizando el Día Cero en Ciudad del Carmen).



Jueves 20 Barriosóniko


Ya con fechas señaladas, Kalim del Astro de la Rumba nos sugirió rescatar el concepto de Barriosóniko, un proyecto que estaba guardado hacía meses y cuyo propósito es hacer reuniones, fiestas o pequeños eventos en diferentes lugares de la ciudad y del estado en donde la experiencia musical garantice calidad del show para público de la música indie. La idea es procurar que la experiencia musical sea de lo mejor cuidando la calidad de la presentación, los horarios y volúmenes en ambientes, tal vez extraños, pero siempre seguros.


Barriosóniko se llevó a cabo en un domicilio conocido en el barrio de Santiago, un lugar legendario para las bandas de diferentes géneros y estilos que se han presentado. Me parece que este espacio fue el más adecuado pues la presentación en vivo logró que las bandas pudieran escucharse de manera cercana y real en relación a la idea de cómo los músicos conciben las canciones en sus espacios de producción. Hubo gran apoyo y colaboración en todos los sentidos tanto por parte de las bandas y como del público, incluso se utilizó un equipo de audio de una marca yucateca (PAAX) que amablemente colaboraron y permitieron que se puedan apreciar perfectamente todos los elementos musicales. En este primer Barriosóniko se presentó el Grecko96 (hip-hop rap), Kill Cobra (rap-rock), Max Chinasky (Hip-hop Rap) y Twin Machine (electro punk, synthwave); la gente en el lugar compartió esta grata oportunidad de volver a verse así como también la sensación de estar entre personas que apoyan y tienen un gusto especial por estos tipos de música. Fue importante para mi observar como la comunidad formada por público, músicos y productores compartió gustos e ideas en torno a la música y a las presentaciones ya no con una idea o intención negativa sino con la idea de unir y crecer juntos como escena. La fiesta terminó alrededor de la 1 de la mañana y procedimos a recoger el equipo que íbamos a llevar al día siguiente a Campeche.






Indie Fest Campeche – Día Cero


El equipo de producción de Sureste Records junto con el de Afrodita Magazine salimos de Mérida a las 10:30 de la mañana y llegamos a la 1:30 pm al Glam de Campeche. Ahí nos esperaban ya Miguel Castillo (director del Indie Fest) y Kareem dueño del bar, quien amablemente nos abrió las puertas y manifestó su disposición total para poder intervenir el espacio y poder producir el show con luces y con equipo extra para que el evento se desarrollara lo mejor posible. Hacia las 8:30 de la noche ya con pruebas de sonido listas y ajustando los últimos detalles. los Viajeros Ácidos se subieron al escenario e iniciaron su presentación demostrando una vez más que en la ciudad de Campeche existe un gran talento y excelentes músicos que trabajan en la producción de su show siempre con la intensión de que el público disfrute un buen momento y respetando por supuesto el tiempo que estaba destinado para su presentación.

A continuación, las bandas Moon Jungle y Pargo, (ambas de Mérida) presentaron temas que produjeron a lo largo del 2020 y 2021. Aunque musicalmente son distintas, ambas bandas lograron transportarnos al ambiente que crean con su performance. Con influencia de bandas como Friendly Fires y Foals, los integrantes de Moon Jungle proyectaron diferentes grooves y ritmos que, en combinación con las letras, transmitieron un discurso sobre las experiencias de una generación que vive las relaciones personales de una forma intensa en una época difícil y estresante en la que el egoísmo, la falta de empatía y el aislamiento social impera. Mas adelante la banda Pargo nos envolvió con sus atmosferas musicales y letras que nos invitan a la introspección. Las voces de Tania y Chenrry, acompañadas y perfectamente mezcladas con las guitarras, sintetizadores y una sólida base de bajo y batería, llevaron a los espectadores a disfrutar y reconocer el gran trabajo de producción y ejecución de sus integrantes.

Hacia las 11 de la noche la banda neoyorquina Dead Leaf Echo inició su presentación. Tomando como influencia principal el shoegaze, la guitarra es la gran protagonista de su carácter como banda, utilizando distorsiones, afinaciones por momentos disonantes, feedbacks, guitarras de doce cuerdas combinadas con modulaciones y reverberaciones a la par de un bajo claro y con mucho ataque que por momentos es agresivo y por otros es tenue, pero presente en todo momento y que a su vez hace un match increíble con la batería perfectamente balanceada y bien ejecutada, con unos platos y tambores que se unen al ambiente diseñado en donde la voz, con cierta melancolía y que también es procesada por diferentes efectos, pone la cereza en el pastel para esta gran presentación.

Después de un breve descanso, el gran Max Chinasky, miembro referencia de la actual escena del hip-hop nacional, hizo su aparición. Proveniente de Cancún, Max sigue desarrollando una sólida carrera a través de sus presentaciones donde nos comparte reflexiones sobre experiencias de la vida cotidiana y otras veces sobre asuntos sociales y políticos que nos afectan. A veces irónico, a veces divertido, otras veces melancólico, Max nos hace pensar y reír, y nos guia y da ejemplo no solo del amor por la música hip-hop y rap sino también por lo que todo músico profesional debe tener y mostrar en el escenario: pasión y entrega al público.


Finalmente Kill Cobra cerró esta gran segunda noche. Con una energía y agresividad, en el buen sentido, como pocos pueden demostrar en el escenario, los cuatro integrantes nos hicieron bailar y mover la cabeza a través de sus temas llenos riffs y duros pasajes rítmicos que, mezclados con los intensos cantos y gritos de rap del Hugo, llevaron al público a la emoción y coreo de sus temas. Cabe señalar que los Kill Cobra son grandes promotores de la colaboración con otros músicos y con ello hacen crecer la escena; esto lo demostraron en su último tema en el cual participa Max y, como ocasión especial en vivo, el trompetista campechano Milo culminando así su presentación de una manera gloriosa e intensa.


Me parece que, para el público y los músicos presentes en ambos eventos, experiencias musicales como estas permiten compartir la experiencia musical de manera íntima sobre todo cuando hay públicos y músicos de otros lugares, esto siempre ofrece aprendizaje y crecimiento en la vida. En mi opinión, estas presentaciones nos dieron una gran muestra de lo que esta hecha la música indie en la región y de cómo, con la colaboración mutua se pueden hacer mejores producciones. Entre playeras negras y camisas floreadas, tatuajes, gorras, barbas, maquillajes, máscaras, sneakers, bermudas, mezclillas, muchas chelas, calor, playas, carreteras, atardeceres caribeños y mezclas de muchos sub-géneros de música alternativa e independientemente de la exacta definición que se requiere, la música indie es más bien una actitud, un “hágalo usted mismo”, es un gusto y una forma de pensar y hacer música bien hecha en casa.




Si quiere darte una idea de lo que escuchamos en las presentaciones de días pasados, te invitamos a escuchar esta playlist del Día Cero, cortesía del Indie Fest Campeche



Texto: Alejandro J. Castilla (@aleckdzz) / Sureste Records

Fotos: Luis Payán Polanco (@payanpolanco) / Afrodita Magazine


97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo