• Afrodita Magazine

Roberto más allá de "El Huerto"

En 1982 sale a la luz el disco "Lentejuelas" de Roberto González, un disco profético de lírica revolucionaria para su época. Mientras que en la radio la tendencia lírica estaba inmersa en la canción de amor romántico, del más tóxico y patriarcal, con José José cantando "Desesperado" en la radio comercial, la canción política por las frecuencias más alternativas y el rock por todos lados; el disco editado por Pentagrama (que editaba todo lo que nadie más se atrevía), se convirtió en uno para entendidos y buscadores; un disco de culto que le llaman. No es un disco de rock, ni de trova, ni de baladas o boleros, pero es todo eso al mismo tiempo; disruptivo y provocativo, políticamente incorrecto y demasiado silvestre para ser rupestre. Con una voz nasal calante y una atmósfera musical agreste y acústica, Roberto nos habla cuál profeta, "¿Soy feliz o sigo errante?" Se pregunta y nos pregunta, destruye la canción romántica diciendo "Esto no es amor, ni se te va a pagar, es acariciarte sin nada de ti esperar" cuestiona a "Juanita" y a los vicios de una izquierda acomodada y sistémica "como tú me he enfangado en la batalla del país" y en el acierto más contundente de la antítesis de la canción se revienta un bolero que reza "Tampoco eres el centro no habría porqué pensar que el mundo es diferente las veces que no estás" Roberto para mí logra en ese disco la anticanción y no me parce fortuito, es claro que esa es la búsqueda, esa es la apuesta, arriesgada para su tiempo, lo que la coloca en otro lado en la canción mexicana y hace a Roberto un profeta fundamental más allá de "El Huerto", canción emblemática, himno de las profundas cloacas de la canción. "Después de un breve lapso echó raíces, rompieron a llorar sus cicatrices y el mundo al fin por siempre oscureció. Caminó." Adiós maestro. Emiliano Buenfil Mayo 2021

Roberto González. Acuarela de Roberto Hernández.

73 vistas0 comentarios